in

Albos de Urquiza: subcampeones nacionales y bicampeones provinciales de los Juegos Evita

Recordamos tres años de gloria del equipo estrella de los infantiles sanrafaelinos.

Albos de Urquiza, subcampeones nacionales de los Juegos Evita 1975. Este es el equipo que jugó la final ante Santa Fe. De pie, Daniel Ruiz (P.F.), Héctor Vallejo, Julio Totero, Walter Riesco, Guillermo Baca, Mario Castro, Juan Wachowicz, Alejandro Rex y Sebastián Torres. Hincados: Mario Martínez, Esteban Castro, Héctor J. Salinas, Daniel González, Hugo González, Enzo Moreno y Luis Lucero. 

“Todo comenzó en 1973 con la fusión de Parroquia de Luján y El Usillal que aportó, entre otros, a Hugo González y Julio Totero”, recuerda Mario Castro

En diciembre, tras dejar atrás a General Alvear y Malargüe, Albos de Urquiza jugó la Final de la serie provincial.  

“¡Mirá el tamaño de la foto! Éramos los candidatos, pero perdimos 3-1 ante Huracán Las Heras (con otro nombre) en la cancha de Independiente Rivadavia”, rememora Luis Cara.  

“Lo ganábamos con gol de tiro libre del Gordo Salinas, pero lo dieron vuelta de la mano del Panza Videla”, agrega Castro. 

Subcampeones provinciales 1973. De pie, entre otros, Domínguez (hijo), Pedro Domínguez, Luis Cara, Walter Riesco, Lara (arquero), Verón, Mario Castro (arquero), Julio Totero, Héctor Salinas, Polaco Wachowicz y Salinas (padre). Entre los hincados, Luis Lucero, Jorge Quiroga, Ernesto Labarta, Guillermo Pereyra, Hugo González, Oscar Acevedo, Walter Salinas y Alejandro Resk. Foto Diario El Andino.

Perseveraron y triunfaron

Con el campeonato entre ceja y ceja, Albos de Urquiza disputó la etapa provincial 1974 eliminando a General Alvear y Malargüe. 

“En semifinales nos desquitamos y goleamos a Huracán Las Heras con un Hugo González imparable”, revive Mario.  

“Nos consagramos campeones en octubre, al vencer a Tunuyán 3-1 en el estadio de Andes Talleres. El triunfo fue muy festejado por todo San Rafael”, apunta Luis.

Los campeones provinciales 1974 en el Diario La Voz del Sur (avenida Mitre y Bernardo de Irigoyen). Entre otros, José Pinillos, Hugo González, Alejandro Resk, Mario Castro, Héctor Salinas, Polaco Wachowicz, profesor Daniel Ruiz, Luis Cara, Walter Riesco, Oscar Acevedo, Sergio Cara, Rubén Cramero, Julio Totero y Ariel Rodríguez portan una bandera de Atlético San Luis.

La nota habla de “Los Albos de San Luis”, aunque el nombre siempre fue Albos de Urquiza, a excepción de uno de los torneos donde cambio por Albos de UOM al ser patrocinados por la Unión Obrera Metalúrgica. 

Sí hubo una identificación con Atlético San Luis: lo demuestra que la mayoría de los chicos pasaron a jugar en las Inferiores del club de Urquiza 150. 

“La etapa nacional se disputó en Embalse Río Tercero (Córdoba). En semifinales perdimos con Misiones y el equipo de Provincia de Buenos Aires nos ganó el tercer puesto al derrotarnos 1-0, en un día muy ventoso. La Final fue para Cebollitas (de Diego Armando Maradona) que triunfó ante Misiones”, recuerda Mario. 

Diego Armando Maradona en el Campeonato Evita 1974. Foto: El Gráfico.

“Con Hugo González fuimos seleccionados para un entrenamiento grupal del que participó Maradona. Ya todos hablaban de Diego”, agrega.  

Otro integrante de Albos, Raúl Alanís (“Buen marcador de punta. Tenía la cabeza llena de rulos”, recuerda Mario) rememora: “En Córdoba no teníamos mucho tiempo entre partido y partido, por lo que una sola vez fuimos a ver a Maradona, que hizo un gol a su estilo: amagó patear con derecha, tiró la gambeta larga hacia la derecha y, cuando el arquero iba con él, la acarició de zurda al otro palo. Una delicia”.

1975

Mario dice: “Ese año volvimos a campeonar en la etapa provincial y retornamos a Río Tercero”

Río Tercero (Córdoba). Los Albos de Urquiza encabezan la delegación de Mendoza en el acto inaugural. Con el cartel, Alejandro Rex. Detrás, de derecha a izquierda, Mario Castro, Héctor J. Salinas, Hugo González, Juan M. Wachowicz y Julio C. Totero.

“Tras buenas actuaciones con triunfos, jugamos la final con Santa Fe. Dirigió el árbitro de primera Luis Pestarino que no vio una mano de ellos en el primer gol y marcó el penal con el que nos vencieron 2-1. Todo fue raro. Hasta la televisación: filmaron el partido por el tercer puesto en lugar de la Final”, rememora Mario, al tiempo que señala: “Más allá de eso, nos sentimos muy orgullosos por el subcampeonato: tuvimos la delantera más efectiva, la defensa con menos goles en contra y la valla menos vencida”.  

El tesoro de Mario Castro: la medalla de subcampeón. Anverso y reverso, casi 45 años después.

“En todo ese proceso fueron fundamentales el entrenador, Rubén Muñoz, y el director Municipal de Deportes, Poroto Torres, que nos gestionaba permisos en las escuelas para que entrenáramos en doble turno con el profesor Daniel Ruiz. Teníamos 13 años, pero estábamos preparados y mentalizados como profesionales”, concluye Mario. 

Aquella fue una historia de tres años muy rica, muy productiva, que se debe recuperar con la organización de torneos provinciales e interprovinciales infantiles y juveniles. Que aquellos años el fútbol mayor sanrafaelino brillara con luz propia, también tuvo que ver con la experiencia que los jugadores vivían desde chicos. 

Puede interesar: Escuela de FútbolHistoria del Baby Fútbol, usina de cracks.

Por Roberto Armando Bravo.

One Comment

Leave a Reply
  1. Que hermoso era competir en aquellos torneos Evita. La importancia del deporte en los niños. Porque no solo era fútbol, sino múltiples disciplinas deportivas, y las competencias se esperaban con ansias de poder avanzar en las distintas etapas departamentales, provinciales y nacionales, para las cuales nos preparabamos durante el año. Muchas gracias Infobravo,com por rememorar aquellas èpocas en las que brillaron Los Albos de Urquiza, y donde la amistad era la bandera principal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Huracán recibirá a FADEP por la Copa Desafío

El Rosario Central de Lucas Gamba, único argentino que sigue en la Sudamericana