in

Fracaso Mundial: volver a las fuentes

Selección Juvenil Sanrafaelina 1979 en Huracán. De pie: Jorge Serna, José L. Caravera (Masajista), Julio López, Daniel Mozas, Juan Tavares, Raúl Babusci, Juan Carlos Padilla, Jorge Merín y Mario Saromé (D.T.). Hincados: Omar Castillo, Luis Martínez, Daniel Bonicelli, Hugo González, Omar Tobares, Darío Bielli, O. Cerdán y Rubén Pérez. En la final, los chicos se consagraron Campeones Provinciales al vencer a Tunuyán por 1-0 (Omar Golbano de tiro penal) y dieron la vuelta en el mítico estadio del Mundial '78.

No hace falta un análisis muy sesudo para encontrar los motivos del fracaso de la selección argentina en Rusia 2018. El primero es dirigencial: siguen manejando los destinos del fútbol nacional aquellos que, en los primeros días de diciembre de 2015, participaron de una elección para elegir presidente de la A.F.A. que arrojó un empate 38 a 38 cuando votaron 75 asambleistas…

Son los mismos que echaron a Gerardo Martino, contrataron y despidieron a Edgardo Bauza y eligieron a un Jorge Sampaoli que pasa a la historia como uno de los peores seleccionadores nacionales.

Así las cosas no debe extrañar lo sucedido y es “demasiado tarde para lágrimas” (Alejandro Dolina).

Es necesario comenzar con un cambio ahora. Los responsables sabrán si son capaces de encarnarlo ellos o deben dar un paso el costado.

Y el comienzo es volver a potenciar el fútbol de infantiles y juveniles a lo largo y ancho del país; a lo largo y ancho del país.

Claro que, para ello, se debe encontrar un  seleccionador tan capaz como, por ejemplo, José Pékerman que, entre 1995 y 2001 ganó tres mundiales Sub 20 con jugadores que había comenzado a entrenar en 1994.

Su proyecto serio y a largo plazo, como generalmente sucede, dio sus frutos.

Y más tarde (2004) fue el D.T. de la selección que disputó las eliminatorias y el Mundial de Alemania, para nuestro gusto la más competitiva del 2006 hasta el presente.

Se impone, como punto de partida, un proyecto federal de fútbol infantil y juvenil con torneos como la Copa Adrián Beccar Varela que promocionó innumerables buenos jugadores.

Llevará tiempo por lo que amantes de la demagogia, la inmediatez y los Resultados Mágicos, abstenerse.

Puede interesar: Selecciones ¿Nunca más?Aquel partido contra los rusos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Aconsejalo, Gringo

Programa de partidos para el fin de semana