in

Me entristece Me divierte

Aconsejalo, Gringo

El de 1979 fue un año brillante para Néstor Víctor Olmedo. Al comienzo estuvo en Colón de Santa Fe, no le gustó y pegó la vuelta.

No obstante trajo consigo una preparación física como nunca había tenido. Eso quedó evidenciado en su aporte de dieciocho goles al campeonato obtenido por Pedal y su rendimiento tuvo repercusión a niveles inimaginados.

Cuentan que a fin de año, con el mensaje de “Felices Fiestas”, Julio Grondona llamó a Carlos Alberto Delpozzi (presidente de la Liga Sanrafaelina de Fútbol) preguntando por el Yali.

El motivo fue que Independiente, muy caro al sentimiento de Julio Humberto y el resto de los Grondona, había vendido al Beto Norberto Outes y debía remplazarlo, a más tardar, en febrero.

Delpozzi no habló con Olmedo; creyó mejor “armar la cosa” para que el compañero de pieza en Arizu Villa Atuel (disputaba el Regional) fuera Isidoro Celucci, un tipo sesudo a quien el jugador de Pedal respetaba y apreciaba.

Arizu Villa Atuel 1980. Néstor Víctor Olmedo e Isidoro Celucci.

Una noche, agotado el truco, el Gringo se sinceró, le contó  que no era casual que fueran compañeros de habitación y le dijo todo lo que significaría jugar en los Rojos de Avellaneda. Olmedo lo escuchó con atención y, con mucha calma, le recordó: “Gringo vos y yo somos de San Lorenzo; en San Lorenzo juego gratis, a Independiente no voy, no me gusta”.

¡Qué tipo! Sin dudas, un Olmedo auténtico.

Por Roberto Armando Bravo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Los artilleros del ARA San Juan

Fracaso Mundial: volver a las fuentes