in

Los wing – wing

7 y 11, imprescindibles en los tiempos de 4-2-4 y 4-3-3.

Partido de la Selección en la cancha de Huracán de entonces, cuando, sin la tribuna este de ahora, se dejaba ver el característico pino. Con casaca color rojo vino con vivos blancos, Oscar Caro (7) y Jorge Sierra (11).

Veloces y hábiles, fueron jugadores muy comprometidos  con el juego de equipo. Lo suyo era desequilibrar para que convirtieran otros en lucha despareja: la marca no solo era de 3 y 4, sino de las líneas de costados y fondo. 

En nuestro fútbol siempre hubo extremos muy buenos. Por ejemplo, en el Sportivo Pedal Club campeón 1971 jugaban Oscar Caro (Luján) y un producto de la casa: Jorge Sierra

El primero se ubicaba por la derecha haciendo valer rapidez y dribling; el segundo volaba y, por sus diagonales, convertía con frecuencia. 

El mismo año, ambos integraron la Selección Sanrafaelina que se clasificó campeona provincial de la Copa Adrián Beccar Varela.

Por Roberto Bravo.

2 Comments

Leave a Reply
  1. Grandisimos jugadores y enormes personas ..un placer haber podido tenerlos de compañeros. y disfrutar su futbol.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Darío Fabrone vuelve a El Porvenir

Los “Chasiretes”