in

Me enoja Me entristece Me divierte Me encanta Me sorprende

De la muerte de Kevin Disparti: “¡Qué pena!”

Kevin Disparti. Foto: Facebook.

Es lo primero que uno dice cuando se pierde una vida joven, en este caso la de un futbolista que integraba el plantel de Primera División del Sportivo Balloffet. A todos los afecta: los jóvenes se identifican con su par; los grandes con sus padres.

En el caso particular de Kevin, aquellos que hacemos periodismo deportivo recordamos que su papá también fue futbolista de los Cruzados en los años noventa.

Oportunamente, la revista Goles Sanrafaelinos lo ubicó compartiendo el plantel de 1992, entre otros, con Rafael Ávila, Ricardo Zúñega, Martín López, Claudio Cagnolo, Jorge Muñoz, Carlos Potente Moyano, Omar Cirame, Carlos Sánchez, Jorge Cervera, Pedro Rebolledo, Antonio Anselmo Montes, Nelson Arza y, como entrenadores, el Gaucho Rodríguez y Juancho Cano.

Y Kevin heredó la pasión por el fútbol. Y su crecimiento, jugando de la mitad de cancha hacia adelante, lo llevó a ser parte del plantel Cruzado que pugna por ascender: estuvo en la presentación de la indumentaria 2018 y tuvo minutos en cancha, como contra El Porvenir en el comienzo del torneo.

De Buena Madera, los Disparti

Quienes conocen al padre, siempre hablaron de su compromiso solidario. Hoy, la crónica destaca que Kevin Josué Disparti (24) fue atropellado por un automóvil cuando asistía a un ciclista (de la misma edad) al que había embestido instantes antes. Contrastando con ese gesto, quien lo chocó (en Pedro Vargas al 3000) se dio a la fuga. Cara y cruz de la accidentología vial. ¡Qué pena! 

Acompañamos en el sentimiento a familiares y amigos, como asimismo a compañeros, dirigentes y simpatizantes del Sportivo Balloffet.

Por Roberto Armando Bravo/Roberto Bravo. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Horacio Sepúlveda asumió en Goudge

Clásico: cómo llega cada uno