in

Me encanta

Yali Olmedo: anécdota a cinco años de su fallecimiento

Hoy se cumple un lustro del fallecimiento de Néstor Víctor Olmedo.

Hace cinco años partía Néstor Víctor Olmedo.

Así como sus fintas, gambetas y goles, las humoradas de Néstor Víctor Olmedo también fueron talentosas. Hoy recordamos una relacionada con el Deportivo Maipú.

Corría 1985 y los Cruzados estaban decididos a ganar un campeonato de la Liga Mendocina de Fútbol (último en 1958), que los catapultara al Nacional B; lo lograrían y participarían en las seis primeras ediciones.

1981. Orlando Pollo Murcia (y su bebé), Marito Farías y Néstor Víctor Olmedo.

Don Felipe Bellene

Exitoso comerciante mendocino del rubro artículos para el Hogar (“Felipe Bellene, la casa que le conviene…”) fue el hombre fuerte de los Cruzados durante más de tres décadas. “El que la ponía”, para hablar sin eufemismos, estaba dispuesto a formar un equipo que hiciera historia y obraba en consecuencia.

Pero volvamos al ’85. En una mañana lluviosa, un auto amarillo importado transitó las fangosas calles de barrio El Molino de San Rafael; desde su interior preguntaban dónde vivía Yali Olmedo. Ubicada la casa, un elegante joven descendió, golpeó las manos y apareció Néstor Víctor Olmedo. El visitante se presentó: “soy hijo de Felipe Bellene y vengo a buscarte para que jugués en Maipú”. La respuesta del Yali, que salió con el torso desnudo, no se hizo esperar: “No. ¡¿No ves que no tengo ropa?! …”

“Por la plata no hay problema…”. Se lo adelantó Bellene hijo a Olmedo, con una condición: debía volver con ellos a Mendoza para firmar en la Liga y jugar por la noche el Clásico frente a Gutiérrez Sport Club. El Yali se quedó pensativo y Bellene lo urgió con un “si no venís, mi viejo me mata; decime el talle y te compro ropa”. Olmedo sonrió y le contestó: “Esperame; lo de la ropa fue una joda”.

El muchacho, frotándose las manos, respiró. Tal vez pensó algo así como “si tiene esa chispa para jugar…”.

En el lustro de su partida, uno de los tantos buenos recuerdos que nos quedaron de un grande: el Yali Olmedo.

Puede interesar: Frotó la lámpara.

Por Roberto Armando Bravo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sábado con importantes partidos

Primera “B”: Constitución perdió el invicto y El Porvenir se le puso a uno