in

Trabajo a destajo, esperando el Nacional

Tras la clasificación, la dirigencia se abocó a la ampliación del estadio.

En avenida Mitre había una sola tribuna: la oeste. De cara a la competencia de AFA, se levantaron otras tres: las dos cabeceras y la este.

Por la ampliación, surgió el mote de Arnoldo Avena: El Gigante de Pueblo Diamante.

Encima de los remozados vestuarios, se construyeron cuatro cabinas de transmisión para radios y, sobre ellas, un palco para la prensa escrita y televisiva.

Asimismo, se emparejó y sembró la cancha que, tal como lo demuestra la imagen, fue regada lo suficiente para que quedara en óptimas condiciones.

Por Roberto Bravo.

1 Comments

Leave a Reply

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sancionados en la “A” y la “B”

Todo listo para el cuarto capítulo