in

Radioaficionados: siempre vigentes

A su espíritu nos referimos. Surgieron a principios del siglo IXX, por la necesidad de comunicación entre familiares y/o amigos separados por grandes distancias. Las horas nocturnas fueron las preferidas para vincularse; las emisiones eran más limpias. A muchos los sorprendía el alba prendidos en afectuosos intercambios verbales.

Durante poco más de un siglo, los Radioaficionados han realizado tareas desinteresadas de gran utilidad. Estaciones y equipos brindaron servicio en situaciones de emergencias, catástrofes u otras necesidades donde las comunicaciones tradicionales cesaron o no se contó con ellas.

Un ejemplo en Cuyo fueron los terremotos que azotaron San Juan y Mendoza. Aquello que comenzó como un hobby se transformó en un gran servicio.

Es tan oportuno destacar que esta actividad ha sido muy útil antes de la aparición de celulares e Internet, como también que lo seguirá siendo a pesar de ellos. Cuando la naturaleza nos haga sentir todo su rigor y dejen de funcionar, solo los aficionados podrán estar en el aire con ingenio y desinterés; como siempre.

Además, los mensajes de los radioaficionados, a diferencia de algunas de las comunicaciones actuales (redes sociales), son absolutamente transparentes; no hay duda alguna respecto de la identidad. Nadie se escuda en el anonimato.

Todos dan la cara y, en ocasiones, ponen hasta el alma.

Por Roberto Armando Bravo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Le sopló el invicto

Ante el grana, domingo a las 16.00 H