in

Previsible

El debate de los candidatos a presidente de la nación se desarrolló por ese carril: ninguno abandonó el libreto exhibido a partir del 25 de octubre. Por el contrario, lo reforzó: el oficialista Daniel Scioli denostó las políticas que le endilga a su oponente y este, el opositor Mauricio Macri, a que un cambio no es un salto al vacío.

Algunos ítems de los propuestos por Argentina Debate fueron eludidos por ambos. En los cruces de preguntas y repreguntas quien mejor gambeteó fue el gobernador de la Provincia de Buenos Aires. Justamente, la falta de respuestas de Scioli a interrogantes puntuales, puso en evidencia que lo incomodaban y, pese a que se separó del kirchnerismo desde el vamos (“debatí conmigo, no con un gobierno que se va”, dijo a su oponente) en todo momento defendió las políticas actuales.

Macri, en tanto, usó inteligentemente las acusaciones para obviar lo que le convenía: “te has convertido en el vocero de lo que no voy a hacer” le espetó a su contrincante.

No es casual el uso en este texto de las palabras que aparecen en negritas: los dos libraron un encuentro muy importante de cara al domingo.

Aunque uno cree que el debate no incidirá significativamente, el jefe de gobierno porteño dejó una mejor imagen. En esto coinciden quienes votaron telefónicamente y por las redes sociales.

Más allá de pronunciamientos y sensaciones, en seis días habrá una decisión soberana: la del pueblo argentino.

Por Roberto Armando Bravo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

San Martín ganó y también es puntero

1997 – Inauguración del estadio Ovidio Bernués