in

Personaje: Rabito Tardieu fue un sanrafaelino entrañable

A los 79 años, falleció el kiosquero Francisco Mauricio Tardieu.

Miércoles 25 de julio de 1973. Cerca de la medianoche, la Selección Sanrafaelina (flamante Campeona Provincial) ha llegado a San Rafael. En andas el héroe en Mendoza: Eduardo Aníbal Tazare. Uno de los que festeja alborozadamente es Rabito, de elegante polera blanca (a la derecha).

Domingos de los años sesenta. Los hinchas asisten a las canchas sanrafaelinas con novísimas y pequeñas radios a transistores; quieren escuchar a Fioravanti para saber qué pasa con “los partidos de Buenos Aires”.

Siempre fue así: el corazón futbolero dividido por un club local y otro de A.F.A. Y, como siempre también, algunos consumían más que los relatos de Fioravanti o los programas deportivos que nos llegaban por la banda Onda Corta de El Mundo, Belgrano, Splendid y Argentina; destinadas a ellos, las revistas partidarias.

Por entonces, un solo kiosco traía a San Rafael (además de El Gráfico y Goles) El Ciclón, Así es Boca, Dale Rojo, River y Racing: era el que estaba ubicado en Hipólito Yrigoyen y Comandante Salas (NE).

Allí se daban cita jueves o viernes los fanáticos que esperaban los ejemplares que, en la Capital Federal, habían salido a la calle los lunes por la noche. El quiosco en cuestión era el de Rabito Tardieu, que se había iniciado en el rubro la década anterior.

Las revistas partidarias de los cinco grandes. La de Racing informa sobre el goleador sanrafaelino Roberto Marcelo Salomone.

Nada casual

Rabito tuvo visión para darse cuenta lo que los clientes querían pero, fundamentalmente, se los ganó con su carácter afable volviendo realidad el slogan “Más que clientes, amigos”. Esos y otros valores justifican las más de seis décadas de actividad comercial.

Como buen futbolero también tenía el “corazón partío” entre Boca, el Huracán de los Nacionales y la Selección Sanrafaelina de los setenta. Rabito era uno de los miles apasionados hincha del Equipo de Todos.

Los años pasaron pero siempre recordaba aquellas copas Adrián Beccar Varela, San Rafael inaugurando el estadio Mundialista y otras epopeyas.

Falleció el Rabito y dejó un gran vacío. Los sanrafaelinos sentimos que hemos perdido a un ícono de nuestra sociedad.

Para transitar los primeros duros tiempos sin él, Noe, los chicos (entre ellos nuestro amigo Federico) y sus chicos tienen el sustento del ejemplo. Es mucho. Muchísimo.

Puede interesar: San Rafael Campeón Provincial 1973.

Por Roberto Armando Bravo/Roberto Bravo.

2 Comments

Leave a Reply
  1. Te mando un abrazo muy fuerte Fede, a vos y a toda tu familia, no tengo ninguna duda de que el legado del ejemplo de buena persona, esfuerzo, honestidad y buena onda ya estaban transmitidos desde hace muchisimo tiempo. QEPD RABITO!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Historias de Quiroga: Pañuelito Azul para los mocosos

El Azul disputa amistosos y presentará su indumentaria con una gran cena-baile