in

Néstor Yáñez se coronó con Deportivo Malargüe y lo clasificó al Regional

El entrenador sanrafaelino y su segundo logro con la escuadra malargüina.

Cuerpo técnico del Deportivo Malargüe. Brian Rodríguez, José Benegas, Raúl Ibarra, Néstor Yáñez, Kevin Fernández y Ricardo Paredes. También integran el cuerpo técnico, Alfredo Yáñez y Danilo Alam.

Este domingo, Deportivo Malargüe venció 1-0 a Sportivo Los Andes y se quedó con el Apertura 2022 organizado por la Liga Malargüina de Fútbol.

El Azuloro del vecino departamento clasificó al próximo Regional Federal Amateur por segundo año consecutivo. La otra plaza se definirá a través de un Cuadrangular. En el horizonte, además, aparece la Copa Mendoza, competición en la que se medirá con Deportivo Guaymallén.

Néstor Yáñez, D.T. sanrafaelino del conjunto malargüino se consagró por segunda vez desde que está en el club: el año pasado se había coronado al vencer a Vialidad Nacional, y también clasificado al Regional.

Será la tercera vez que Deportivo Malargüe juegue un certamen federal en sus casi 84 años de historia: los anteriores, en 2011 y 2021.

Yáñez está en el club malargüino desde 6 de febrero de 2020 y, en diálogo con InfoBravo, consideró que “La Copa Mendoza y el Regional significan sumar experiencia para los jugadores que tenemos, e ir creciendo futbolísticamente a nivel institucional”.

“Nuestro proyecto es jugar con chicos de Malargüe y potenciarlos. Si nos reforzamos será con jugadores malargüinos; algunos del club entrenan en categorías menores de Godoy Cruz e Independiente Rivadavia”, señaló Yáñez sobre las incorporaciones que realizarían pensando en el Regional, y recordó que el año pasado procedieron de la misma manera.

En el Regional 2021 Deportivo Malargüe jugó seis partidos, ganó dos, empató uno y perdió tres (38% de los puntos en juego); marcó 8 goles y recibió 7. Compartió la Zona “4” de la Región Cuyo con Independiente Calle Larga, Sportivo Balloffet y Vialidad Nacional, y estuvo cerca de clasificar como uno de los dos mejores terceros.

Por último, el entrenador realizó una serie de agradecimientos y dedicatorias tras el logro: “Hay que agradecerle a Dios por poder disfrutar de algo que nos apasiona y a lo que le dedicamos tanto tiempo. Ha sido un año difícil para mí, porque en abril falleció mi mamá, que era hincha fanática del fútbol y de Deportivo Malargüe; le agradezco a Gustavo Huenuman (presidente), que junto a la CD me tratan como si fueran de mi familia y estuvieron en el peor momento; tengo una deuda de por vida con ellos. También a mis jugadores, que siempre están al 100%, y a mi cuerpo técnico, ya que sin ellos sería imposible realizar el trabajo que hacemos”, concluyó.

Por Roberto Bravo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Programación del fin de semana

Marcó goles que gritamos todos. Falleció Gringacho Ortiz