in

Longuito

Llegó precozmente: antes de los 16, Oscar Longo debutó en la Primera de Sportivo Pedal Club ante Las Paredes (0-0). Hablamos de 1975. Por entonces el puesto era el de “11”.

Hábil, gambeteador, escurridizo, vivo, buen cabeceador (aunque lo ponga en duda su estatura) y con todo el potrero en cada acción. Su carta de presentación la firmaba Juan Carlos Villarroel, nada menos. “Ese pibe va a llegar”, sentenciaba el vozarrón del “Tranco e’ León” a comienzos de los setenta.

La oportunidad de debutar en Primera, junto a otros también “pichones” de crack, la hizo posible el Turco Jorge Julio.

Con el rodaje necesario, el visionario entrenador lo ubicó en el puesto donde más rendiría: el de volante derecho.

1980. Oscar Longo, Ricardo Chiaradía y Mario Pedernera. Choque de juveniles internacionales: San Rafael Vs. Rusia en el Mundialista de Mendoza. La ex U.R.S.S. se había consagrado subcampeona del mundo un año antes.

Acumuló títulos y más títulos con Pedal, reforzó a Huracán en algún Regional, terminó su carrera en Deportivo Argentino (1989) pero, lo que seguramente quedó por siempre grabado en su mente, fue aquel memorable triunfo ante el Juvenil de A.F.A. (1978) donde, además de controlar a Diego Armando Maradona (¡casi nada!) marcó un golazo que abrió el marcador en aquella inolvidable noche en La Fortaleza de Cemento.

El diminutivo Longuito nada tiene que ver con la talla futbolística del Pelusa.

Por Roberto Armando Bravo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Un cuento y ¡a dormir!

Nuevo horario y equipo listo