in

Gringacho

1971. Van a jugar Huracán y Deportivo Argentino. Ramón Francisco Ortíz y una "fan".

¿Cuántos pulmones tenía? Y, mire, no más de dos. Pregunta y respuesta de Perogrullo, aplicable a aquellos futbolistas de despliegue inusual. Dentro de esa categoría estaba Ramón Francisco Ortíz, el Gringacho.

En sus primeras temporadas en la Primera de Huracán (1969), Ortíz se desempeñaba como volante (derecho o izquierdo). A las pretensiones táctico-estratégicas del Globito les venía muy bien ese ida y vuelta por las bandas tan importante para defender, recuperar y armar juego.

Algunas ausencias en la delantera Azuloro le dieron la posibilidad de jugar más arriba y demostró su importancia, ya no tan solo por las orillas sino también como delantero de punta.

1971. Van a jugar Huracán y Deportivo Argentino. Ramón Francisco Ortíz y una «fan».

Llegaron los goles. ¡Y qué goles! Ramón Francisco Ortíz no fue lo que se dice un goleador, pero algunas de sus conquistas fueron verdaderamente importantes y quedaron en la historia.

A saber: en 1974 marcó el tanto que posibilitó a Huracán ganarle a Estudiantes de Río Cuarto y clasificarse al Torneo Nacional ver 1974 – Huracán al Torneo Nacional; en 1978, cuando se inauguró el estadio mundialista de Mendoza, robó una pelota a Pralong, arrió la marca y definió con contundencia; el mismo año, le convirtió el segundo gol al seleccionado juvenil de A.F.A., donde jugaba Diego Armando Maradona.

Goles clave los del Gringacho.

Por Roberto Armando Bravo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Jueces locales rindieron prueba física

Javier Devia entrena en el Croto