in

«Deportivo estoy contigo»

Deportivo Argentino Regional 1978. De pie: Luis Celdrán, Jorge Pont, Julio Pedernera, Luis Moreno, Isidoro Celucci, Manuel Abt. Hincados: Oscar Alfaro, Héctor Díaz, Héctor Gutiérrez, Salvador Pérsico, Juan Carlos Ureta.

Después del título del ’69, Deportivo Argentino cayó en un tobogán que tocó fondo en 1972 cuando su descenso marcó el primero de un grande en el fútbol sanrafaelino.

Vino el resurgimiento, una buena campaña en la temporada ’76, el título un año después y, con él, la participación en el Torneo Regional ’78; fue algo muy significativo porque marcaba el debut de la Academia en esos certámenes.

Hubo toda una movida de dirigentes, socios, hinchas, simpatizantes; se juntaron pasado y presente y el resultado fue una alcancía llena para conformar un plantel que estuviera a la altura de las circunstancias.

Así, Luis Rapini hizo lo más inteligente: apuntó a jugadores de primer nivel y que se conocieran; es decir, puso la mira en varios muchachos de Huracán con vasto rodaje en esas competencias.

Llegaron, entre otros, Isidoro Celucci y Jorge Pont para la defensa, Héctor Díaz para el mediocampo y una delantera completa: Oscar Alfaro, Juan Carlos Ureta, Salvador Pérsico y, por si hacía falta, Héctor Gutiérrez.

Y ciertamente, Deportivo formó un gran equipo al que tal vez solo le faltó más tiempo para la puesta a punto; por lo demás solo fue vencido por el mejor San Martín desde el ’74. Vaya suerte la Albiceleste ¿No había otro para jugar?

No obstante, pese a ser superado en 180′, la eliminación fue por poco: cayó derrotado 3-1 en el este y empató 1-1 en el Gigante.

Aquella participación en torneos federales dejó como símbolo una calcomanía que aún muchos conservan: «Deportivo estoy contigo».

Por Roberto Armando Bravo.

One Comment

Leave a Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Aprendices

Correa y Yáñez: opinión y formaciones