in

Clásico flojito

Sale Rubén Bertani y se apresta a embolsar. Antonio Montes cubre a Eduardo Miguel Méndez.

Un día como hoy, hace 35 años, Huracán jugó su 10mo partido en el Torneo Nacional 1981. El fixture determinó que debía disputar el Clásico ante Gimnasia y Esgrima (Mza.) en la capital provincial.

Gimnasia Y Esgrima (Mza.) 1 – Huracán 0

Siempre despertaron expectativa los encuentros entre los del norte y sur provincial. Aquel partido del Lobo y el Globo no fue la excepción, aunque el marco no acompañó: apenas 3000 espectadores en el estadio de Independiente Rivadavia. Pero había en juego dos puntos importantes, fundamentalmente para los Mensanas, dirigidos por Jorge Julio.

El trámite pasó entonces por las necesidades: Gimnasia atacando y Huracán esperando. El local dejó al descubierto falta de juego y el visitante quiso poco. Sobre la media hora, el Negro Eduardo Miguel Méndez (ex Independiente de Avellaneda y equipos de Brasil) tomó un rebote a veinticinco metros de la valla y la clavó cerca del ángulo. Golazo. El Pájaro Bertani no tuvo nada que hacer.

Poco cambió en el complemento. La excepción la constituyó el último cuarto de hora donde Huracán se adelantó y tuvo un par de oportunidades: en la más clara, el Gringo Reggi salvó ante Guillermo Canario Hernández, que aportó más agresividad en la ofensiva Azuloro.

Las voces después de los 90′ coincidieron en la mediocridad de lo brindado. Algunos se consolaron echándole la culpa al calor. Razón no les faltó: Alta temperatura y humedad en el Parque General San Martín.

Hasta el próximo partido.

Por Roberto Armando Bravo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Jam Rod puntuó en el GFNY

Ebileñas en San Rafael