in

También lo importante

Copan la grilla de los canales de TV programas del ambiente artístico, la farándula, los que otorgan premios y otros de carácter livianito.

En la mayoría de los casos, los dos primeros, profundizan sobre aspectos de la vida privada de personas que, a todas luces, buscan hacerla pública en procura de notoriedad.

Mientras mayor es el escandalete, más altos son los puntos de rating. Y si hablamos de esta suerte de “televisómetro” es porque hay televidentes ávidos de esas historietas. “Eso vende”, se escucha decir, referido a los ingresos por publicidad

Todas esas propuestas han ganado un lugar, lo cual no significa que no puedan convivir con otras de contenido más interesante, más profundo.

En los últimos años, de culto a la banalidad, quedó mucha gente en el camino; es aquella que tiene la virtud de hacer pensar; la que usa diversos disparadores que abren cabezas; que, de algún modo, elevan la estatura intelectual del pueblo.

Ella espera que aparezcan las llaves de las puertas que se les cerraron. Todos los modelos pueden convivir. La gente elegirá. Siempre que vuelvan las opciones, por supuesto.

Por Roberto Armando Bravo.

Foto de inicio. www.peru.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pilares allá, Rincón acá

Triunfazo y cima para Pilares