in

La nueva comunicación

El periodista salía corriendo de la redacción o estudios, grabador en mano, para subirse al móvil. Alguien había corrido la voz sobre un hecho en determinado lugar y allí debía constituirse.

Luego de imponerse de la situación, la vuelta y la información al aire. Entre una cosa y otra había transcurrido poco más de una hora, dependiendo de la envergadura de la ciudad, distancia, horario y demás.

Hoy, los tiempos se acortaron significativamente sea porque la fuente puede ser una de las redes sociales o la salida a través de un celular directamente desde el sitio. Todo más rápido.

Claro que, la inmediatez, no es lo único a tener en cuenta a la hora de comunicar.

No son pocos los periodistas que dan por ciertas “noticias” publicadas en las redes sociales y las reproducen en el medio. Es a la inversa: las noticias las generan los medios y las propalan las redes sociales; lo primero, es chequear la información.

Aquello de la primicia es relativo porque, si de medios electrónicos se trata, la gente ve o escucha uno solo. ¿Cómo sabe quién hizo la revelación primero? Imposible.

Por Roberto Armando Bravo.

Foto de inicio: www.isecpost.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carlos Correa supera un mal momento

Uno para Barón, dos para Más