in

Huracán – Pedal: Historia Pareja

Sin demasiado rigor estadístico, los resultados de Huracán – Pedal, Pedal – Huracán, marcaron paridad entre 1928 y 1949. Las décadas de los cincuenta y sesenta fueron muy favorables a los Tricolores, fundamentalmente la primera.

En los setenta, la balanza se inclinó marcadamente hacia Pueblo Diamante.

En los noventa estuvieron parejos (Pedal ganó 2 partidos más).

El primer decenio de los dos mil fue muy generoso con el Azuloro y, la historia reciente a partir de 2011, aunque con predominio Huracanero, muestra que ha vuelto el equilibrio al clásico. Un indicador es que los últimos cuatro partidos (tres de este torneo y uno del anterior) culminaron igualados (Pedal ganó los puntos en el restante de 2015).

Deliberadamente no hablamos de los ochenta. Ahora, con absoluto rigor estadístico, podemos recordar lo que pasó en los diez campeonatos que se disputaron entre 1982 y 1991.

En ese periodo, el Expreso y el Globo jugaron en 37 oportunidades. Cada uno ganó 12 partidos e igualaron los trece restantes. Hubo apenas una diferencia en los goles marcados por uno y otro. Pedal hizo 49 y Huracán 44 ¡Mellizos!

Principales goleadores (hasta 3 tantos, en los 37 cotejos):

Julio Pérez (SPC): 7 goles.

Néstor Víctor Olmedo (SPC): 5 goles.

Roque Paolantonio (SPC): 4 goles.

Sixto Cornejo (H): 4 goles.

Miguel Godoy (H): 3 goles.

Ángel Quiles (H): 3 goles.

Raúl Rodríguez (H): 3 goles.

Luis Santillán (H): 3 goles.

Oscar Longo (SPC): 3 goles.

Luis Rueda (SPC): 3 goles.

El hábil puntero izquierdo pedalino Julio Pérez fue el máximo goleador en el clásico entre 1982 y 1991. En la foto con el que más anotó para el Globo en los 37 partidos: Sixto Cornejo.
El hábil puntero izquierdo Pedalino Julio Pérez fue el máximo goleador en el clásico entre 1982 y 1991. En la foto con el que más anotó para el Globo en los 37 partidos: Sixto Cornejo.

Entre los que evitaron goles, está Emilio Pollero que, jugando para Pedal, atajó el penal decisivo a Juan Carlos Ureta en aquella recordada definición  nocturna de 1983 en el Gigante.

Años después, pero de vuelta en Huracán, el mismo Pollero le atajó un tiro de once metros a Walter Llentilín que había pasado a Pedal.

A propósito de los que jugaron para uno y otro entre 1982 y 1991, además del Mono y el uruguayo lo hicieron: Yali Olmedo, Pelusa Longo, Tulio Ortíz, Mono Montes y Hugo Pavéz.

Por Roberto Armando Bravo.

One Comment

Leave a Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Con equipo alternativo

Mañana, nuevo D.T.